Labels

Monday, January 27, 2014

Comunicado: Rosas congeladas

Comunicado de las rosas congeladas y las velas de la rima

Soy el dolor!
La tristeza viva de un invierno en marcha
Soy la agonía
que quiebra la escarcha!
M.A.A.M.
                                
Así dijo la poeta. Ella de los aires del Albayzín y las rocas de Jaén; ella de los pelos de claveles gastados; ella de las estrellas viperinas y la sirena llorando; con los ojos untados de azul metálico, con su voz tempestuosa y profunda, la que no pertenece ni a una mujer ni a un hombre, a la vez de otro mundo y familiar; ella, una encarnación de la Esfinge de Andalucía, una marca cincelada sobre su mascara de león. Ella, Maria de los Ángeles Argote Molina, la poeta de la Vimaambi. 
 
¡Soy la agonía que quiebra la escarcha! … Estos versos sencillos, con su intensidad lírica casi insoportable, hierve el espectro entero de las emociones humanas en un nadir lleno de ecos. Nos acordamos de katabasis, immrama y echtrae, los viajes subterráneos por la mar y la tierra, y por los rincones extraños del corazón, donde tanto la oscuridad está despierta sobre la tiniebla, la tristeza está inquieta sobre la tristeza mas jonda todavía—un dolor profundo tan frío y ardiente que rompe su coraza clara diamantina y hace quebrar cualquier cosa que toca su aliento, incluye tierra compacta, ramas caídas, y los labios que se rajan y se rajan otra vez, desnudos contra el aullido de los vientos.
Y viene la sangre, el deshielo, llevado por la luna llena que chupa de nuevo la sabia de los arboles a sus troncos, la luna de mil candiles de febrero, que alfombra la tierra en multitudes de velas florales, y proclama la llegada de la Rocío, la rocío de nacimiento fresco, la rocío del amor que es la rima de la Nazza donde la humedad y el calor se encuentran para realizar la receta de la vida.

Pero el invierno no es la única cosa en marcha. Bajo la mirada silenciosa de los búhos de nieve, en jardines de noche donde supuestamente no hay actividad alguna—los sitios quietos soñantes de la mente—tan secreto como las hormigas, los poetas también están ocupados con la maniobra.
Por parte de todos los artistas de la Vimaambi, declamo que estamos dedicados a llevar palante el legado artístico de la M.A.A.M y seguir con su tradición de las Poéticas. La Vimaambi ha ofrecido y organizado Poéticas desde el año 2000, y informalmente desde el año 1992, en la plaza Cruz Verde y luego aquí en nuestra sala. Como siempre, poetas jóvenes y viejos, conocidos y desconocidos, están invitados a compartir poema y escena con nosotros, y queremos dar estímulo a la colaboración con artistas locales tanto como extranjeros, rompiendo fronteras con el Arte. 
 
En nuestra primera Poética de este año 2014, viernes día 31 de enero, vamos a adornar el escenario con un mar de velas y un ramo de rosas congelado que va a deshelar poco a poco mientras cada poeta sube y lanza sus versos. 



 
Pero no rechazamos la agonía del invierno el abrazo y la alabanza que merece. El corazón maravilloso es amargo. El amargo de una infusión verde y potente que hace temblar todas las células del cuerpo. No conozco ningún poeta ni herborista que no goza a su sabor. Esto es la raíz amarga de Lorca, la misma raíz que él pensaba nos da la sustancia del Arte. Porque al nivel de la raíz no hay alegría ni tristeza más que emoción pura sin prisma—una fuerza como un asaltador que nos coge por el cuello y nos arroja al muro. 
 
Los calendarios vomitan primavera.. M.A.A.M sigue en su poema... Todo es verde ahora, todo es verde! … La maquina calla. Aunque un poco temprano todavía, mi ojo proléptico roba una imagen de la fiesta de San Cecilio, la gente ya bailando en las veréas, y los almendros ya nevados en pétalos blancos rosados. El invierno está cansado en su marcha; hora es de golpear el gong y anunciar la llegada y la gloria de la primavera.
Así dicen los poetas bajo estrellas viperinas.
Los poetas no dicen mentiras.
Esliperín de la Vimaambi
Granada, (La Gran Hada)
España 22. I. 14
www.vimaambi.com

Cuadro por Pedro Garciarias

No comments:

Post a Comment